Inicio / Ocio / El edificio más alto del mundo cabe en Los Arcos
banner-punta-cafe-bar

El edificio más alto del mundo cabe en Los Arcos

José Reyes Burgos
Puerto Vallrta

Los arcos, en Puerto Vallarta, ubicados después de Mismaloya; son un parque natural icono de la flora y fauna de la región. Un sitio totalmente obligado para el buceo y el nado, el paseo en lancha y la recreación ecoturística.

Lee esto: La tercera guerra mundial iba a empezar ayer… y tu ni al caso

Aquí, las aguas cristalinas permiten ver a numerosas especies de peces, incluso exóticos; y los peñones o montañas que sobresalen del mar, y que poseen cuevas marinas, una de las cuales se puede atravesar de un extremo al otro, generan un paisaje como pocos en México.

Pero muy pocos conocen el secreto de este sitio ubicado dentro de la bahía; y es que, aunque parezca tranquilo (y lo es) y todo un paraíso, esconde un enorme e inaccesible mundo submarino inexplorado por el ser humano.

El Parque Nacional Los Arcos es una visita obligada en barco.

Se trata del Cañón del Diablo, un precipicio submarino con unos increíbles mil metros (al menos esas son las estimaciones) de profundidad; es decir, suficiente para ser categorizado dentro de la zona mesopelágica, donde la luz del sol comienza a ser muy escasa y los peces desarrollan bioluminiscencia.

Se sitúa a muy poca distancia del área natural de Los Arcos, prácticamente a un costado, en cuanto acaban los arrecifes de poca profundidad; y lo cierto es que, esta zona, es tan profunda, que podría tener dentro de sí al rascacielos más alto del mundo, el Burj Khalifa (829 metros) y aún así ser cubierto por más agua. Por tanto, es la zona más profunda de la bahía; y hace a Bahía de Banderas una de las bahías más profundas del mundo.

Aguas peligrosas

Por su biodiversidad marina, esta zona es una parada obligada para todo buzo profesional o amateur, así como para practicar el famoso snorquel. Además, muchas personas aman nadar a pulso sobre el basto ecosistema de peces, clavándose al mar desde botes, lanchas y yates.

Sin embargo, realizar ecoturismo en esta parte de la bahía no es ningún juego, pues debido a su gigantesca profundidad, el Cañón del Diablo a veces altera las corrientes marinas que pueden tender a dirigirse hacia su abismo.

Y es aquí cuando bucear se vuelve muy, pero muy peligroso, ya que perderse adentro de este precipicio es básicamente una condena de muerte: muy poca visibilidad y un área tan extensa que las búsquedas no rendirían fruto.

El Burj Khalifa, en Dubai, es el edificio más alto del mundo.

Y, desafortunadamente, así ha sucedido: en el año 2007, dos busos de Protección Civil y un camarógrafo de Televisa realizaban un recorrido submarino, y jamás fueron vueltos a ver. Pese a la exhaustiva búsqueda, los cuerpos de rescate nunca dieron con el paradero de sus restos.

En febrero del 2018, una turista canadiense tomaba un curso de buceo también en esta parte de la bahía, y nunca volvió a emerger del agua, su cuerpo tampoco fue encontrado.

Asi es que nadar en Los Arcos debe ser una actividad que se realice con precaución y mucho respeto, en la misma medida en que se disfrute y se cuide la naturaleza.

Te puede interesar: Ya no tengas hijos: seremos casi 10 mil millones en 2050

Acerca de admin